Somos una familia religiosa nacida del corazón de San Juan Bosco y de la fidelidad creativa de Santa María Dominga Mazzarello. Don Bosco eligió este nombre porque nos quiso como un "Monumento Vivo" de agradecimiento a la Virgen. 

Fundacion del Instituto.pps
Presentación Microsoft Power Point 5.0 MB
El Instituto de las FMA..pptx
Presentación Microsoft Power Point 6.3 MB

Fue una joven que amó sin medida... Su nombre era María Dominga y su apellido Mazzarello. Nació en un pequeño pueblo de Italia llamado Mornés.Tenía siete hermanos y ella era la mayor de la familia. Su padre fue un honesto campesino, hombre de Fe, activo, equilibrado y TRABAJADOR. Su madre era una mujer sencilla, buena, inteligente, fogosa y de gran corazón.

 

Desde pequeña a María la llamaban cariñosamente Maín. Heredó de su padre la sabiduría de la vida y el sentido común y de su madre la prontitud y la agudeza mental. Se enamoró de Dios hasta entregarle su vida, con creatividad y audacia para dedicarla al bien de las niñas y jóvenes más pobres y necesitadas.

 

Con D. Bosco "el Amigo y Padre de la juventud", fundó en 1972 el Instituto de las FMA, una Comunidad que se caracteriza por la ALEGRÍA, EL ESPÏRITU DE FAMILIA Y EL TRABAJO amable e incansable con los jóvenes pobres y necesitados.

 

 "HE ELEGIDO A DIOS Y PARA SIEMPRE"   

 

Los Mazzarello, la familia de Madre Mazz
Formato de video Windows Media 7.8 MB

 

Pío IX le pidió a Don Bosco que fundara un Instituto femenino, y él, llamando a Don Pestarino, eligió a las Hijas de la Inmaculada, mandándolas al Colegio apenas construido. María y sus compañeras sufrieron el hambre, también por la hostilidad inicial de sus paisanos, pero estaban siempre alegres y su Fe jamás vaciló.

 

 

 

 

 

Profesaron el 5 de agosto de 1872 en manos de D. Bosco y en la capilla del Colegio de Mornés

M. Mazzarello con su sabiduría, dirigió la espiritualidad del Instituto, encarnando en las "Hijas de María Auxiliadora" el carisma dado por Dios a Don Bosco.

 

Murió en Nizza Monferrato el 14 de mayo de 1881, a la edad de 44 años. A su muerte el Instituto contaba ya con 165 Hermanas y 65 Novicias esparcidas en 28 Casas (19 en Italia, 3 en Francia y 6 en Suramérica).  

 

 

 

 

 

Seguir a Jesús en las vida Salesiana significa darle la vida solo a Él para ayudar a los niños, niñas y jóvenes en su proceso de maduración hasta que lleguen a ser "buenos cristianos y honestos ciudadanos", según expresión de D. Bosco. 

 

 

 

MISIÓN ENTRE LAS JÓVENES Y LOS JÓVENES

MISIÓN CON LOS NIÑOS

MISIÓN EN LAS PERIFERIAS

Como María Mazzarello vivimos nuestra misión como educadoras-evangelizadoras de las niñas, niños y jóvenes, con estilo salesiano, que se basa en el sentido de la presencia de Dios,  la alegría, el espíritu de familia, la acogida, la cercanía, la amabilidad, la confianza…


Nuestro método de acción pastoral se fundamenta en el Sistema Preventivo, basado en los “pilares” de la razón, la religión y el Amor. Sistema que, aunque original de Don Bosco, cobró matices propios y singulares en nuestro Instituto, con las aportaciones de Madre Mazzarello.


Ella, que se supo elegida y enviada a “auxiliar” a las niñas y jóvenes más necesitadas del pueblo, además de una relación educativa rica en valores propios de la identidad femenina, aportó una relación educativa fuerte y amable, equilibrada, optimista, alegre y responsable. Su Fe era sencilla y fuerte.

 

Mujer muy intuitiva, realista, práctica, concreta y con una singular capacidad para desdramatizar aún las situaciones más adversas, vivía el día a día en la presencia de Dios, sabiéndose amada, llamada y elegida por Él.

 

El carisma educativo salesiano nos orienta fundamentalmente a dedicarnos a los/las jóvenes y a ponernos de su parte para que tengan vida en abundancia. Por esto les acompañamos en caminos de crecimiento humano y espiritual, intentamos despertar en su corazón la sed de Dios y conducirlos por los caminos que llevan a Él. Don Bosco nos ha dado la tarea de formarlos para ser buenos cristianos y honrados ciudadanos. 

 

El estilo del Buen Pastor es nuestro estilo. Con la bondad tratamos de acercarnos a los niños, niñas y jóvenes para hacerles la propuesta de un Proyecto de Vida que los lleva a ser en la Iglesia "buenos cristianos" y en la Sociedad "honestos ciudadanos"

 

¿Cómo puedo descubrir mi vocación?

La vocación no es algo evidente como una luz cegadora. No puedes pretender una seguridad absoluta, la vocación es como una aventura, algo que lleva riesgo.

 

La vocación es como un enamoramiento, donde todas las cosas que te rodean, que vives, que ves, que sientes, son interpretadas desde el Amor, solo Dios y sus signos serán tu única seguridad.

 

Dios te llama por medio de las urgencias del mundo, de esas necesidades que el hombre de hoy tiene. Entonces tendrás que salir de tus propios intereses para buscar los intereses de Dios.

 

La vocación en tu vida será poner en juego todo lo que tienes y lo que eres, no se puede restringir a "tiempos libres"; La vocación implica toda tu persona.

 

Para descubrir tu vocación, es necesario iniciar un camino donde te sensibilizarás ante el llamado de Dios, es decir, escucharás su voz y después responderás.   

  

"Todas corren pero solo llegan a la meta las esforzadas". Tú también has emprendido la carrera en tu Proyecto de vida. ¿Quieres realmente llegar a la meta? Sabes que tienes grandes retos... ¿Te arriesgas?  

Si quieres compartir con niños, niñas y jóvenes arriésgate porque ellos te necesitan.

 

La Provincia María Auxiliadora es, en la Iglesia, una Comunidad de Comunidades, integrada por FMA y seglares que, en varias regiones de Colombia realiza en "comunión", un proyecto educativo. Optamos por la educación integral de las niñas, niños y jóvenes más pobres y excluídos, especialmente de la mujer, para incidir en el cambio social, según el Evangelio. 

 

 

Sé, Señor, que tenerte en el centro de mi vida no es fácil, que las dificultades aflorarán sin yo buscarlas. Algunas veces serán los que me rodean que me invitarán a dejarte; otras serán mi pereza, mi comodidad, mi orgullo, mi «yo».

 

 

A pesar de todo, quiero lanzarme en el vacío, quiero apostar por Ti. Porque sé que solo quien apuesta en esta vida es capaz de ganar algo; porque sé que seguirte es hacer un ejercicio de confianza total y yo estoy dispuesta a realizarlo, porque sé que Tú no me vas a defraudar.

 

Desde antes de nacer, Dios me había escogido para Él. "Antes de formarte en el seno materno, yo te conocía; antes que tú nacieras te consagré" (Jer 1,5)

  • Entendí como joven que realizar mi propia vocación es:
  • Aceptar el designio de Dios sobre mi vida.
  • Vivir la experiencia de una nueva relación con Dios como dueño absoluto de mi existencia.
  • Comprometerme, al estilo de la Virgen María, con las niñas y jóvenes más pobres y necesitadas de mi Patria.

 

 

Quiero seguirte, Señor, porque sé que me necesitas para crear un mundo en donde reine cada vez más la justicia, el amor y la paz; un mundo donde todos se puedan llamar, algún día, hermanos de verdad; un mundo donde todos te reconozcan y se acerquen de nuevo a Ti; un mundo donde la única ley sea amarnos como Tú nos amas 

 

 

 

 

 

Hoy, Señor, quiero renovar mi opción por Ti. Quiero decirte que sigues siendo importante en mi vida, que te necesito. Quiero decirte que sin Ti estaría perdida y desorientada porque Tú eres luz para mis ojos y calor para mi alma. 

 

 

 

Mi vida es un camino y lo voy recorriendo día a día. Soy caminante y en mi camino puedo  tomar atajos, esquivar peligros, subir cuestas, puedo llegar a la meta o desviarme hasta el fracaso.

 

Necesito como todo buen caminante saber de dónde vengo, por dónde debo pasar y a dónde quiero llegar. La ruta que emprendo es la de una gran aventura, lo primero que tengo que hacer es contar con mis cualidades y limitaciones, la meta que me propongo alcanzar, lo que realmente sueño para mi vida, los ideales que tengo... y así puedo empezar a caminar. Tendré que enamorarme del ideal que persigo para llegar a alcanzarlo, pues los que se enamoran de las montañas no dejan de esforzarse para alcanzar la cumbre.

  

Si llego a enamorarme de la causa de Jesús, de su vida y de su estilo, para ver todo como Él lo ve, nada me hará retroceder para seguirlo aunque me cueste vencer miles de dificultades.   

 

Puedo sembrar la semilla del Evangelio en el corazón de muchos niños, niñas y jóvenes con quienes tendré la oportunidad de relacionarme. Ellos me esperan para que les dé a Dios y siembre en ellos la inquietud de ser "buenos cristianos y honrados ciudadanos". 

 

¿Qué es la vocación a la Vida Consagrada?

 R: Es el llamado que Dios hace para seguir a Cristo más de cerca en Castidad, Pobreza
     y Obediencia, dando testimonio radical en su servicio a la Iglesia.
 

¿Cómo se llega a ser Hija de María Auxiliadora?

 

El punto de partida es la llamada a una vida de especial consagración que el Señor da a quien Él elige a seguirle más de cerca. Cuando una joven se orienta a ser FMA estamos atentas ante todo a las motivaciones que expresa y que ayudamos a aclarar gradualmente. Por lo tanto, le ofrecemos un camino de formación inicial que comprende estas etapas:

  • Un tiempo de 6 meses de Voluntariado Vocacional para que la joven conozca la Comunidad antes de optar, qué va a ser con su vida.
  • Período de comprobación y de orientación, que tiene la duración mínima de un año. Es un tiempo en el que la joven revisa su proyecto de vida haciendo experiencia del mismo y el Instituto valora si ella tiene las cualidades requeridas para vivir la vocación salesiana.
  • Postulantado. Tiene la duración de al menos 10 meses y es la etapa de preparación al Noviciado. (Puede proplongarse)
  • Noviciado. Dura dos años. En esta fase la joven aprende qué comporta vivir como FMA, conoce más a fondo la vida y la espiritualidad salesiana, interioriza los valores evangélicos. Su tarea específica es la del estudio y profundización de la Regla de vida del Instituto.
  • Juniorado. Tiene la duración de seis a nueve años y sigue inmediatamente la primera profesión de los votos. Al término de este período, la Hermana joven puede decidir emitir los votos religiosos para siempre.

 

Después de este tiempo de formación inicial (de la duración de al menos 10 años), se entra a formar parte del Instituto para siempre. 

 No se puede decir que la Vida Consagrada es fácil, sin problemas ni sacrificios; pero tampoco se puede definir como renuncia, pues no lo es. Como toda vocación trae consigo renuncias, pero es elección, se funda sobre algo positivo, se mueve en el plano del Amor.

 

Tres son los elementos que constituyen la Vida Consagrada:

1.    La Profesión de los consejos evangélicos de Castidad, Pobreza y Obediencia.

2.    La vida en Comunidad tratando de imitar las primeras Comunidades Cristianas

      3.    La misión apostólica o servicio prestado a la Comunidad Cristiana, para lo
            cual el Espíritu Santo ha suscitado cada forma o carisma de Vida Religiosa en la
            Iglesia

 

"Si comprendieras el don de tu vocación...!Yo te he elegido de en medio de mi pueblo para proclamar, a tiempo y a destiempo, una Palabra que te supera y que no te pertenece; jamás creas que posees la Verdad: limítate a intentar humildemente dar testimonio de Ella lo menos mal posible.

 

Conmigo llevarás sobre tus hombros a la oveja perdida, perdonarás al hijo pródigo, te sentarás a la mesa de los excluídos y lavarás los pies de los pobres; más allá del cansancio del camino, más allá de tus miedos y tus dudas, darás testimonio, como Pedro, de la victoria de la Fe". 

Si comprendieras que la decisión es tuya... no te interesaría lo que las demás personas pensaran ni lo que te propusieran, pueden ser cosas muy buenas: estudio, trabajo, dinero, placer...

 

  

Encuentro con frecuencia jóvenes con la disponibilidad de Samuel, la confianza de María, la generosidad para dejarlo todo de Mateo, la inquietud por propagar el Evangelio de Pablo... Pero te preguntas: Lo que yo siento, ¿es llamada de Dios? Lo que oigo en la oración, ¿viene de Dios? ¿Cómo saber si todo esto es cosa de Dios? He aquí la respuesta:

 

1.    Si me despierta y saca de la mediocridad, si compromete y complica mi vida, pero la llena y da sentido..., es voz de Dios.

 

 2.    Si me hace salir de mi tierra, de mi pequeña isla o mar y me lanza al mundo entero..., es voz de Dios.

 

 3.    Si llama al corazón, al amor, a la generosidad, a la ilusión..., no al miedo ni al temor..., es voz de Dios.

 

 4.    Si me invita a ser profundamente feliz y a hacer felices a los demás... si habla el lenguaje de la confianza, del Padre a su Hijo..., es voz de Dios.

 

 5.    Si me hace descubrir la propia realidad de pobreza ("Soy un niño", "No soy capaz"), pero también lo que puedo hacer con su ayuda..., es voz de Dios.

 

 6.    Si me va liberando de cosas, de mi egoísmo, de mí mismo; si rompe mis planes, como se los cambió a María de Nazaret..., es voz de Dios.

 

 7.    Si no me saca de este mundo, pero me hace estar en él como levadura, sal, luz..., es voz de Dios.

 

 8.    Si me invita a acercarme, a estar y a sentir a los más pobres, a dar vida, alegría, esperanza, plenitud, sentido..., es voz de Dios.

 

 9.    Si no tiene nada que ver con los anuncios televisivos, si no es para hacerme más famoso, ni me va a dar más dinero y poder, ni lo que me ofrece lo pueden robar los ladrones, ni carcomer la polilla, ni devaluar las caídas de la Bolsa..., es voz de Dios.

 

 10.  Si no me llena de palabras para avasallarme, sino que en ocasiones calla y hace silencio invitándome a la reflexión, a la búsqueda humilde y a la oración paciente.... es voz de Dios.

 

 11.  Si esa voz va germinando en mí lentamente, como la semilla en el surco, si me invita a centrarme en Cristo, a seguirle, a convivir con El, a ser su amigo..., es voz de Dios.

 

 12. Si es como un eco evangélico, si en la oración no puedo sacármelo del pensamiento..., es voz de Dios.

 

 13.  Si es para extender su Reino, mejorar el mundo, hacerlo más humano, anunciar a Cristo y su Buena Nueva y no para anunciarme a mí mismo..., es voz de Dios.

 

 14.  Si así también lo siente y lo ve mi comunidad y mi grupo; si cada vez soy más feliz siguiendo la llamada..., es voz de Dios. 

 

La historia de las vocaciones son todas bellas, porque son todas historias de Amor. Aun así, algunas vocaciones suscitan estupor porque implican personajes famosos.


Dolores Hart era una joven ”star” de Hollywood, su belleza atraía multitudes de los cines; los directores estaban dispuestos a dar montañas de dinero por hacerla actuar en sus propias películas. éxitos, joyas, placeres, pasatiempos, diversiones... tenía prácticamente todo lo que podían desear los mundanos.

 

"Vanidad de vanidades, todo es vanidad, menos amar a Dios y servirlo a Él solo". Los bienes del mundo no pueden saciar el corazón humano, que ha sido creado solo para amar a Dios y "está inquieto hasta que no descanse en El". La Virgen, que es " Mediadora de todas las gracias", velaba sobre Dolores, y el Señor la quería como su casta esposa.

 

La joven y rubia actríz representó la parte de Santa Clara en un film sobre San Francisco de Asís (las dos fotos del post están sacadas de esta película) y tuvo ocasión de encontrar el Sumo Pontífice. Poco después comprendió que Jesús la llamaba a vivir en el monasterio de la Abadía "Regina Laudis" en (Estados Unidos). Entre el estupor y el clamor de los Mass media y de la opinión pública internacional, dejó todo y tomó el hábito de Religiosa Benedictina. En el silencio y en el recogimiento de la clausura, finalmente se sentía verdaderamente una mujer felíz. 

En la última entrega de los Oscar, se pudo ver una monja caminando entre las grandes estrellas. Y no, no era ningún actriz promocionando su última película, sino una auténtica Mujer Consagrada.

 

Dolores Hart era una rubia de ojos azules que muchos directores de Hollywood anhelaban como musa, pero que a sus 25 años dejó todo, incluyendo su incipiente fama, y se metió a la Vida Religiosa.

 

La última vez que se le vio entre el glamour y las alfombras rojas fue en la entrega de los premios Oscar donde fue la presentadora. En esta ocasión no llevaba lentejuelas ni maquillaje, como en otra época, sino su hábito de religiosa. La acompañaban las dos directoras del documental “God is the bigger Elvis” (Dios es más grande que Elvis) que cuenta su transformación. 

 

“Ha vuelto a su Casa”, comentó Rebecca Cammisa, una de las directoras, mientras la Madre Dolores, de 73 años, saludaba a las cámaras. “Nunca dejé Hollywood porque pensara que fuera un lugar de pecado. Simplemente sentí otra vocación” dijo la Madre Dolores

 

¿Cuál fue el momento clave, que te hizo descubrir que querías entregar tu vida por los jóvenes y por la bonita misión que ejercen las Hermanas Salesianas? 

 

 Ariadna te contesta: Yo fui descubriendo que quería entregar mi vida por completo a Dios y a los jóvenes cuando cada vez que leía mi historia personal me iba dando cuenta de las “señales” que el Señor me iba enviando a través de la oración, de todo lo que me hacía vivir con los jóvenes del Oratorio, de personas que ÉL iba poniendo en mi camino…Releyendo todo esto fue cuando descubrí que el Señor me estaba pidiendo un mayor compromiso y que me invitaba a seguirle más de cerca.

 

PATRICIA

 

Buscaba el aplauso, el triunfo. Con el tiempo me fui dando cuenta de que esto creaba tanto en mí como en todos los que me rodeaban, un sentimiento muy fuerte de vacío, de falta de sentido. «Desde muy pequeñita ya estaba acostumbrada a subirme al escenario. Todo aquello me fascinaba: las luces, los flashes, los colores, la moda, el teatro. Yo soñaba con llegar lejos.

 

Me apasioné por el mundo bohemio, el de las personas «libres». Un mundo que yo había idealizado en mi mente pero que me iba absorbiendo y en cierto modo «deshumanizando» ya que, si querías triunfar, si se te ponía algo por delante, pasabas por encima de todo; también de los valores fundamentales en tu vida. Solo importaba la imagen que podías ofrecer. El corazón, el alma, los sentimientos; todo eso quedaba anulado».

 

Por aquel entonces una amiga suya se había metido de monja en un convento de clausura, y fue a visitarla cuando una gran pregunta nació en su interior: «¿Quién está prisionera, ellas o yo?» «Aquellas mujeres que estaban dentro de las rejas eran felices. Tenían a Dios y eso les bastaba -comenta Sor Patricia-. Recuerdo que en esa primera visita casi no oyeron mi voz. Me era imposible hablar con tanto asombro y ante una vida tan grande. En cambio, la siguiente vez que me acerqué a verlas no paré de hablar.

 

Quería saber por qué entre las rejas eran felices y alegres, por qué se sentían libres; cuál era el sentido de sus vidas allí encerradas. Cuando descubrí a Dios o, mejor dicho, cuando Él salió a mi encuentro, abrió mis ojos y comprendí que solo había una forma de plenitud. Solo había alguien que podía llenar mi vida y todos mis anhelos de libertad: Dios».

 

«A los tres meses de conocer a las monjas -dice la ex modelo burgalesa- crucé el portón del convento con la ilusión de entregarme para siempre a Dios. Hoy lo único que puedo decir es que no vale la pena vivir llenando el corazón de sucedáneos. Que todo se acaba. Que lo único que permanece es el Amor de Cristo, que transforma y abre horizontes inmensos. Que no vale la pena ser conocido por los hombres si uno no se deja conocer por Dios. ¡Él es el único que no pasa!».

 

 

Es una llamada para ti que aún dudas y no te atreves a darle un SÍ al Señor que ha puesto en tu corazón la semilla de la vocación a la Vida Consagrada

Más allá de lo que otros puedan pensar, el que "estás loca" o cosas por el estilo, está tu decisión de seguir al Señor y para siempre.


 

Si en tu corazón oyes la voz del Señor que te llama a seguirlo en la vida salesiana, ¿por qué no le das una respuesta?. ¿Acaso te detiene la sociedad de consumo donde das vueltas y vueltas buscando cuál es el último grito de la moda o el hit de la música? ¿Por qué tan poca decisión para seguirlo a Él que te ofrece en la Casa Salesiana: “pan, trabajo y paraíso”? La llamada del Señor no puede quedarse sin respuesta. Personas y cosas quisieran retenerte: estudio, amistades, trabajo, dinero, placer, pero te toca a ti hacer la opción, dejando atrás lo que otros/as quisieran que fuera la meta de tu realización personal.¡¡¡ Ánimo!!!

 

María, Madre del sí, tu ejemplo me admira.

Me admira porque arriesgaste tu vida;

me admira porque no miraste tus intereses

sino los del resto del mundo;

me admira y me das ejemplo de entrega a Dios.

 

Yo quisiera, Madre, tomar tu ejemplo,

y entregarme a la voluntad de Dios como tú.

Yo quisiera, Madre, seguir tus pasos,

y a través de ellos acercarme a tu Hijo.

 

Yo quisiera, Madre, tener tu generosidad y entrega

para no decir nunca «no» a Dios.

Yo quisiera, Madre tener tu Amor

para ser siempre fiel a tu Hijo.

 

Madre del sí, pide a tu Hijo por mí,

para que me dé tu valentía.

Pide a tu Hijo por mí, para que me conceda

un corazón enamorado de Él.

Pide a tu Hijo por mí, para que me dé

 

la gracia necesaria para entregarme y no fallarle nunca.

 

 

La Virgen María en la vida salesiana ha sido siempre la Madre, la Maestra y la Guía de todos sus miembros. La confianza en Ella, despierta la alegría, el optimismo y la esperanza.

Experimentando a la Virgen como Madre, Maestra, Guía y Auxiliadora, Don Bosco repetía: "Ella lo ha hecho todo" y enseñaba a amarla con pequeñas y sencillas muestras de afecto porque Ella es la Madre de los jóvenes.

 

M. Mazzarello con frecuencia le repetía a las jóvenes: "Amen mucho a la Santísima Virgen, imiten sus virtudes, si así lo hacen van a estar muy contentas en la vida y en la muerte" 

Contemplando a María, vemos el perfil de la perfecta cristiana, el modelo para cualquier vocación en la Iglesia. Por ello, nos detenemos para profundizar en esas actitudes que debemos imitar.  

 

 

MUJER DE ESPERANZA

 

 

- Abierta al futuro, a los planes de Dios.

- Guarda todo en el corazón, tensa desde el Amor
   la espera.

- Esperó, cuando todos se retiraron, el triunfo
   de Jesús sobre
   la muerte.

- Espera con la Iglesia en oración la llegada del Espíritu. 

 

* ¿Cuántas esperanzas nuestras ya se han muerto?
* ¿Aún seguimos caminando con la esperanza en Dios? 
 
   

 

 

MUJER PURA

 

 

- Dios la hizo preciosa para ser Madre del Salvador
- Totalidad -de cuerpo y alma- para Dios, supo buscar y
   encontró el Amor donde estaba

- Iba tejiendo el misterio desde un corazón indiviso.
- Vivió siempre de cara al Señor y por eso concibió al  
   Mesías.


*
 ¿Cómo vivo mi compromiso de joven con Dios?

 

* ¿A quién quiero entregarle todo mi amor?
* ¿Vivo siempre de cara al Señor?

 

MUJER DE FE

 

 

- Confianza en el amor y la Palabra de Dios (Magníficat,
   alegría
   escucha, acepta, hace suya la voluntad de Dios.
- Confianza en la duda (padeció el riesgo de creer, la espada
   del silencio, la noche de la Fe).

- Confianza en el dolor y la cruz.

* ¿Confiamos más en Dios que en nuestras fuerzas?
* ¿Nos lanzamos desde la fe y el  amor a la obediencia
   aunque no veamos claro?

* ¿Confiamos en las dudas y tormentas en que Dios no nos
    abandonará?

 

MUJER DEL AMOR

 

 

   Mujer inmersa en Dios.

- Donación generosa, total, consciente a Dios (abandono en
   las manos de Dios).

- Donación generosa, total, consciente a los demás (Isabel,
  Caná, Cruz).


* ¿Mi vida está sumergida en el misterio del Amor de Dios?
* ¿Me entrego de forma total, generosa (sin esperar nada a        cambio?).
 

MUJER POBRE

 

- Una mujer de su pueblo (sufrió persecución,       dolor, pobreza...)
- Madre de los pobres y de los que sufren.
- Vela por cada uno de los que se acogen a ella      (María   Auxiliadora).

* ¿Me preocupan las necesidades de mi gente, de     mi
   pueblo?

* ¿Vivo desde la sencillez de la gente pobre?
 

 

MUJER EN CAMINO

 

- Siempre en marcha (Iglesia peregrina) detrás de su  
   Hijo, en el anonimato y el silencio.

- Acompaña a la Iglesia y a los hombres en su camino.
- Enseñó a Jesús a caminar y nos puede enseñar a
   nosotros a caminar a hacia Él.

- Enseñó a Jesús a hablar y nos puede enseñar a
   nosotros a hablar con Él.


* ¿Sirvo desde el silencio y el anonimato sin esperar nada a cambio?
* ¿Acompaño a mis hermanos jóvenes en el camino de la fe?

 

 

Lee Gen capítulos 1 y 4

¿Te has sentido alguna vez llamada por Dios? ¿Cuándo?
¿Qué es lo que más te cuesta dejar para seguirlo?

 

Lee Ex 3,4

Toda vocación conlleva una misión.
¿Por quién te gustaría gastar la vida? ¿Acaso por los jóvenes y las niñas y niños más pobres y necesitados?

 

Lee I Sam 3,10

¿Eres atenta a las llamadas del Señor?
¿Cuáles son los obstáculos que encuentras para escucharlo?

 

Lee I Sam 16,12

Y si hoy Dios te escogiera y te llamara ¿qué le responderías?
¿Crees que vale la pena arriesgarlo todo para seguirlo?

 

Lee Is 6,8

¿Vas a tener el valor de decirle al Señor: "Si Tú quieres, Señor, aquí estoy, envíame"?

 

Lee Ruth 1,16b

 ¿Confías en que el Señor te va a dar el valor para seguirlo?
 Si tienes Fe en el Señor ¿por qué vacilas?

 

 Aquella mañana no fue igual que las anteriores. En medio de la tarea cotidiana alguien muy especial se dirigió a unos cuantos hombres y dijo a cada uno: “Sígueme”. No utilizó grandes discursos, ni grandes argumentaciones; simplemente dijo un imperativo con la suficiente fuerza y contenido como para cambiar la vida de aquel que sería su futuro discípulo.

 

También hoy, Jesús sigue realizando esta llamada a muchos jóvenes para que, como Mateo, sean pregoneros de la Buena Nueva y trasmisores del gran mensaje de Amor del Padre.

 

Jesús sigue llamando a muchos jóvenes porque necesita mensajeros de su Reino que lleven cada día su Palabra a un mundo que la necesita, aunque no sé de cuenta de Dios. Jesús sigue llamando y…¡Quién sabe! ¿tal vez quiere dirigirse a ti?...

 

Por eso ahora, a solas contigo mismo y con Dios, prepara tu corazón, tu oído… Escucha y deja que Él te hable. Solo así podrás sentir si te está diciendo esa misma palabra que le dijo a Mateo "Sígueme".    

 

Entre tantas llamadas, una ha ido apareciendo con más fuerza en tu vida: ser cristiana, ser discípula de Jesús, ser hermana de todas las personas, ser seguidora de Aquel que llena, colma y ama tu vida en totalidad. Llamada a dar la vida por las y los jóvenes con el estilo de D. Bosco y Madre Mazzarello.

 

Vivir la experiencia de amistad con Jesús es lo más extraordina­rio que te pueda ocurrir en la vida. Es sentirte abrazada por la ternura, la bondad, la personalidad desbordante de Jesús que te ama gratuitamente.

 

"Te ha amado desde el comienzo de los siglos. Te ha amado desde el seno materno", pero Jesús lo exige todo. Seguirlo radicalmente. ÉL no quiere cristianos mediocres. Lo dice con toda claridad: “El que no está conmigo está contra mi. El que no recoge conmigo, desparrama”.

 

Él te invita a par­ticipar de su plenitud, para llegar a la santidad. Quiere que seas testigo de su amor en medio de las y los jóvenes, para ser constructora de su Reino. Jesús nos enseña (Lc 9,57-62) que las exigencias del Reino son mayores que las otras muchas llamadas que la sociedad, o los proyectos humanos nos puedan sugerir.

 

El Reino está por encima de cualquier situación. El Reino de Dios es vida y se preocupa de la vida de las personas. ¡¡Se necesitan jóvenes, dispuestas a darlo todo, para construir ese Rei­no, para ser servidoras de la vida!!

 

Para el Reino de Dios sólo valen personas fuertes, decididas, arriesgadas. Por eso, seguir a Jesús es la aventura más apasionante que una joven puede vivir. Es ponerle a El como único tesoro, única perla preciosa por la que “vendo” mis proyectos y mi futuro, para servirle solo a El y a las y los jóvenes más necesitados.

Tienes miedo de decir Sí porque sabes que el Amor no hace descuentos, no concede la posibilidad de jugar bajo, requiere jugar la vida hasta el fondo...RECUERDA: solo el Amor es creíble, solo el Amor sacia, solo el Amor vive para siempre.

 

El Alfarero con letra Cantado por NenaLe
Archivo de audio MP3 5.6 MB

La joven que se coloca en las manos de Dios y traza su Proyecto de vida sobre lo que ÉL le sugiere, es quien tiene la valentía de dejarse moldear al gusto del Artista Divino.

 

Don Bosco decía que "Dios ama a todos porque son obra de sus manos, pero de forma especial ama a los jóvenes y goza con ellos".

 

"Señor, maneja mi ser a tu antojo, trabájame como hace el alfarero, pule mi corazón y hazme capaz de darte una respuesta, aquella que Tú esperas de mí para ser feliz y hacer felices a muchos otros".

 

 

 

A los que nos toca vivir esta hora grandiosa de la Historia, nos resultará siempre actual aquel grito que nos lanzó el Papa Juan Pablo II al inaugurar su pontificado:

 - "¡NO TENGÁIS MIEDO! ¡ABRID LAS PUERTAS A JESUCRISTO!" -No le tengáis miedo y abridle las puertas.

  

Hijas de María Auxiliadora de diferentes edades y latitudes quieren decirte que eso de ser salesiana tiene la capacidad de DAR SENTIDO a tu vida y que seguir a Jesús, tras la huellas de Don Bosco y Madre Mazzarello, puede hacerte feliz... ¡muy feliz! Desde muchas  partes del  mundo hay alguien que hoy quiere decirte... SALESIANA? XQ NO? 50 razones para ser salesiana... ¿y TÚ? ¿YA TIENES LA TUYA?

 

La vocación a la Vida Consagrada es un misterio de Amor entre un Dios que llama y un ser humano que responde libremente y por Amor.

 

La vocación es un llamado. Dios llama al corazón de la persona, a su yo profundo y por eso la respuesta no puede ser un: “espere lo pienso”.

 

La vocación compromete e incomoda a quien la recibe y debe ser una respuesta continua a una llamada que también es continua como fue la vocación del joven Samuel. (I Sam 3,19)

 

Responder a la vocación significa dejarme inquietar por Dios, porque yo le importo a Él.

La vocación es siempre una elección para el servicio, nunca una elección de privilegio. La llamada de Dios es algo único, irrepetible. Dios no me elige y me ama porque yo sea lo máximo, porque tenga muchas cualidades, sino porque yo valgo mucho para Él.

 

La vocación es obediencia a los planes de Dios. Mi presencia en este mundo no es una casualidad, sino que tiene un sentido, es respuesta a una llamada, es cumplir con una misión. Me cuesta mucho perder las seguridades que tengo… porque vivo a la defensiva y me defiendo de lo que me exige compromiso.

 

Decirle «sí» a Dios es estar disponible para hacer su voluntad, ser capaz de renunciar a todo y comprometerme en la extensión de su Reino.

Dios acepta lo que yo le doy, pero Él no se contenta con poco y por eso me lo pide todo. Toda llamada de Dios, compromete a quien la recibe y exige una respuesta.  

   

Que es la vocación.ppt.pps
Presentación Microsoft Power Point 6.5 MB

 

  

SENCILLA de un pueblo pequeño llamado Nazaret

  

DISPONIBLE para decirle SÍ a Dios y comprometerse con la gente de su
                       pueblo.

  

HUMILDE capaz de abrir su corazón para que Dios fuera su dueño y los
                   pobres fueran sus predilectos.

  

GENEROSA para servir a quien la necesitara

 

RESPONSABLE con el plan de Dios para la salvación del mundo

 

 

ME HAS LLAMADO, SEÑOR

Me has llamado.ppt.pps
Presentación Microsoft Power Point 276.0 KB

REMA MAR ADENTRO

Rema mar adentro.pps
Presentación Microsoft Power Point 667.5 KB

Hay una experiencia que compartimos todos los seres humanos, todos nos hacemos preguntas. A todos nos inquieta el futuro, nuestro futuro, mi futuro. Me gustaría tenerlo todo claro, todo decidido, todo conseguido, pero la verdad es que no es así. En nuestra vida hay muchas dudas, pero entre todas ellas, hay una que posiblemente sea la que más nos cuestiona:

  

¿Qué seré?

  

¿A qué me dedicaré en la vida para conseguir mi mayor objetivo, que es ser felíz?

¿Qué tengo que hacer para lograr mis deseos más íntimos, incluso aquellos que a nadie le he contado?

Todos necesitamos encontrar el sentido de nuestra vida, es decir, aquellos ideales por los que yo decido libremente, y los convierto en mi razón fundamental para vivir y para actuar.

La consecución de esos ideales se convierte para mi en apasionante motivo para luchar, esforzarme y superar las dificultades. Conseguirlo me hace feliz, da sentido a mi vida.

 

 

 

 

La llamada de Dios necesita ser escuchada. Si Él te llama y en realidad quieres ser feliz, no puedes hacerte la sorda. M. Mazzarello le respondió SI al Señor y Él hizo de ella una mujer consagrada.   

YO FUÍ LLAMADO POR DIOS A DEJAR MI TIERRA

 

 

"Sal de tu tierra y ven a la tierra que Yo te mostraré". Gen 12, 1.8

 

¿Alguna vez te has sentido llamada por Dios para seguirlo en la vida salesiana?

¿Qué es lo que más te cuesta dejar para seguirlo?

ME LLAMÓ CUANDO ME ACERQUÉ A LA ZARZA

  

 

 

 

Cuando me acerqué para mirar la zarza, me llamó Dios diciéndome: "Moisés" y yo le respondí: "Heme aquí".  Ex 3,4

 

¿Por quiénes te gustaría gastar la vida?

¿Acaso por los jóvenes, especialmente por los más pobres y necesitados?

DIOS ME LLAMÓ CUANDO ERA NIÑO

 

 

 

Yo era muy joven cuando tomé en serio la llamada del Señor. El me encomendó una misión y yo traté de cumplirla lo mejor que pude. Cf. I Sam 3,4

 

¿Eres atenta a las llamadas del Señor?

 

¿Cuáles son los obstáculos que encuentras en tí, para escucharlo?

 

 

RUTH ES LLAMADA POR DIOS

 

 

Dios me llamó y me dijo: "Donde tú vayas, Yo iré, donde habites, habitaré. Tú pueblo será mi pueblo, tu Dios será mi Dios. Ruth 1,16B

 

¿Confías en que el Señor. si te llama, te va a dar el valor para seguirlo?.

Si tienes fe en el Señor, ¿por qué vacilas?

Y DIOS ME ENVIÓ

 

 

¿A quién enviaré? ¿Quién irá por mí? (Is.  6, 1-8)

 

 

¿Vas a tener el valor de decirle al Señor: SÍ Tú quieres Señor, aquí estoy, envíame?

HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA

 

 

Cuando Dios me llamó yo era jovencita pero le dije SÍ porque de mi respuesta estaba pendiente la salvación del mundo. Recibí la llamada de Dios con fe y humildad y traté de responder siempre a su Voluntad. Cf. Lc 1,28

 

¿Por qué no te arriesgas a decirle SÍ al Señor, que cuenta contigo?.


¿Crees que vale la pena arriesgarlo todo, para seguirlo?

 

TAMBIÉN A NOSOTROS NOS INVITÓ EL SEÑOR.

  

 

 

Maestro, ¿dónde vives? Venid y veréis  (Jn. 1, 35-43)

 

¿Te gustaría ir a ver donde vive el Maestro y te gustaría quedarte con Él?

ME LLAMÓ DESDE ANTES DE NACER

 

 "Antes de que fueras formado..." (Jer. 1, 4-9)

 

Todavía no habías nacido y ya el Señor te había escogido para Él

 

¿Desde cuándo escuchaste el llamado del Señor?. ¿Estás dispuesta a seguirlo?

Y A ELLOS EL SEÑOR LES DIJO:

 

"Venid en pos de Mí y haré de vosotros pescadores de hombres"

Mc 1,17

 

¿Quieres comprometerte en la extensión del Reino de Dios entre los niños y los jóvenes?

 

¿Qué esperas para decirle SÍ al Señor?

 

EL SEÑOR ME INVITÓ A DEJARLO TODO

 

La vocación del jóven rico (Mc. 17-22)

"Si quieres - le dijo Jesús - ve, vende lo que tienes dalo a los pobres y luego sígueme"

 

¿Eres capaz de dejarlo TODO para seguir al Señor?

 

CON SU MIRADA, JESÚS, ME HIZO UNA PROPUESTA

 

Yo estaba sentado recogiendo los impuestos para Roma cuando pasó Jesús y me dijo: "SÍGUEME" y yo me levanté, dejé todo y lo seguí.

Mt 9,9

 

¿Qué es lo que te falta para "levantarte" y seguir al Señor, con la misma seguridad de Mateo?

EL SEÑOR ME DIJO: SÍGUEME Y YO LO SEGUÍ

"Al día siguiente, Jesús resolvió partir para Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: "Sígueme". Felipe era de Betsaida, el pueblo de Andrés y de Pedro". (S. Juan I, 43-44).

SÍGUEME

"Sígueme". La invitación dirigida a Felipe prueba que el llamado de Cristo pide ante todo el apego a su persona. Jesús no le dice a Felipe qué actividad va a desempeñar. Sencillamente le pide que lo acompañe en el camino y se abandone a Él con confianza para todo su porvenir.


El término que traducimos por "seguir" quiere decir más exactamente "acompañar". Jesús no quiere que lo sigan como un siervo sigue a su amo. Quiere que lo acompañen, que vivan a su lado como amigos. Seguir, es dejarse conducir por un llamado de Amor y comenzar una amistad.


La expresión "sígueme" es, en su brevedad, la fórmula más característica del llamado a una vida enteramente entregada al Señor. Subraya la unión de persona a persona que se establece en una vocación. El que acepta el llamado no sabe por adelantado lo que tendrá que hacer ni las situaciones a las que tendrá que enfrentarse. Pero está seguro de Cristo de su compromiso de fidelidad personal.

 


Compromiso y fidelidad se fundamentan en el que ha sido llamado sobre el compromiso y la fidelidad absoluta del Señor. Al decir "SÍGUEME" Jesús se obliga a trazar el camino y a sostener con su fuerza divina al que se confió a Él. Le promete una fidelidad sin desmayo. El que sigue a Cristo jamás puede perderse, ni encontrarse sin apoyo. Con tal que no se detenga en su seguimiento, infaliblemente se salva y salva a muchas almas.

 

 

 

"Felices aquellos que se entregan a Dios desde su juventud"

 

¿Acaso Dios no te ha llamado a seguirlo en la Vida Salesiana?

¿Qué estás esperando para darle una respuesta?

 

 

  

"Cuando caminaba hacia mi casa, escuché una voz que me dijo: ´A ti te las confío´; vi un edificio muy grande y a una cantidad de niñas que allí jugaban". (Visión de Borgoalto)

 

Si has oído la voz de Dios que te llama, ¿qué es lo que te falta para responder a su llamada?

 

¿Por qué retardas la respuesta a la llamada de Dios?

 

Ella lo entregó todo porque así se lo exigía la vocación a la que Dios la había llamado

 

 

 

  

 

Lee Mt 18,18-22 a quien el Señor solo le dijo: "SÍGUEME"

Reflexiona... Confróntate  con lo reflexionado y responde.

 

 

  

De alguna manera o más de una vez le hemos dicho al Señor: ¡Aquí estoy!, tantas otras le hemos preguntado: ¿Qué quieres de mi? Como también hemos deseado con el alma que nos hable al oído y poder escucharlo.


Aquí estoy Señor, con mis alegrías, con mis bajones, con mis ganas, con lo que me cuesta; aquí estoy, como Tú bien lo sabes, con lo que tengo y lo que soy. Dispuesta, aquí estoy.


¿Qué quieres de mí? ¿Que me pides? ¿Qué debo hacer? Aunque, a veces, no sé escoger con decisión;  aunque muchas otras me pregunto cuál es mi misión en ésto;  aunque hay tiempos en que me resulta muy difícil, sé que me quieres feliz. ¡Lo sé!…


¡Hoy escucho tu voz! Quiero estar atenta y escucharte, no dejar de hacerlo y darte respuesta. Quiero no apartar mi mirada de Ti y confiar. Eso, seguirte, dejarte mis miedos y entregarme.


¡Que mejor ejemplo que María para seguir a Jesús! Ella fue quien dijo:
“He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu Palabra” Ella siempre estuvo a la escucha del Señor, fiel, respondiendo a su Voluntad.


Estemos con un corazón disponible, como María, para que podamos decir y seguir diciendo: "Aquí estoy, Señor".


¿Qué quieres de mi? Yo también quiero hacer tu Voluntad.

"¡Ánimo, jóvenes! ¡Cristo os llama y el mundo os espera! Recordad que el Reino de Dios necesita vuestra generosa y total entrega. No seáis como el joven rico, que invitado por Cristo, no supo decidirse y permaneció con sus bienes y con su tristeza; él, que había sido preguntado con una mirada de amor. Sed como aquellos pescadores que, llamados por Jesús, dejaron todo inmediatamente y llegaron a ser pescadores de hombres". 

 

SUEÑOS DE SEMILLA

Es una linda presentación que lleva a mirar el ideal de crecimiento que se tiene, a soñar y dejar que los sueños se conviertan en realidad
Semillas.pptx
Presentación Microsoft Power Point 1.6 MB

HE OÍDO TU VOZ

Este power podrá ayudarte a tener más claridad respecto a tu vocación. Así con mayor conciencia podrás decidir y optar por el camino que Dios te señale para que seas feliz
He oído tu voz.pps
Presentación Microsoft Power Point 5.1 MB

 

 

La llamada de Jesús es para entregarnos a Él y seguirlo con fe y mucho amor. Jesús no llama solo a una tarea, una causa o una realización personal; llama a relacionarnos con su persona. “Jesús escogió a los Doce para que estuvieran con Él” (Mc 3,14). Se trata de “estar” con Jesús, de participar de su vida e intimidad, y de seguirlo a todas partes, como estilo y proyecto de vida.

La llamada del Señor hay que responderla para no correr el riesgo de equivocarse
Me llamas Señor.pps
Presentación Microsoft Power Point 4.9 MB

"Hemos escuchado su Voz que nos llama a seguirlo y queremos responderle con un SÍ definitivo porque esta opción es para siempre. Sabemos que muchos niños y jóvenes nos esperan"

María Cleme 

  

"A los 9 años tuve un sueño que marcó el rumbo de mi vida".  Don Bosco

 

"Era apenas una joven cuando Dios me llamó y lo elegí para siempre".  

  María Mazzarello

 

"Era adolescente cuando sentí la llamada del Señor para ofrendar mi vida"

  Laura Vicuña.

 

"A los 17 años empecé a ser colaborador de D. Bosco y con él, el Señor me
  llamó a iniciar la Obra Salesiana".  D. Miguel Rúa.

 

"Desde niña sentí la llamada del Señor y quise responderle, entonces me hice Salesiana".  Sor Eusebia Palomino.

 

"Tenía 12 años cuando me encontré con Don Bosco".  Domingo Savio

 

  

 

Porque... ¿a dónde me vas a llevar?...Tengo miedo a arriesgarme, me parece que no soy capaz de darte un SÍ, y así como estoy ahora ¡no tengo paz!

Tú me persigues, Señor, me acechas por todas partes, temo oír de nuevo tu llamada pero Tú te infiltras en el silencio.

¿Dónd.e podré esconderme si te encuentro siempre?

No, no hay modo de esquivarte. ... Pero, es que tengo miedo de decirte que SÍ

  

¡Hola Joven!

La propuesta que te queremos hacer es doble: de felicidad y de santidad.

Quisiéramos que pudieras vivir tu vida joven a plenitud, gustándola, saboreándola. Que el Amor y la amistad llenen tu corazón y lo hagan rebosar. Todo esto es posible, cuando tomas en serio el proyecto de vida de Jesús. Es fácil porque "la santidad consiste en estar siempre alegres" como decía Domingo Savio.

 

Felicidad y santidad se identifican. Son como la altura de una montaña o la profundidad de un valle, depende desde donde  mires. Si miras desde abajo se llama santidad, si lo ves desde arriba, felicidad. Pero ambas coinciden.

 

Hallarás personas que te dirán cosas deslumbrantes y mejor dichas que nosotros pero difícilmente procederán de un corazón que te ame más que el nuestro. Nos basta que seas joven para que te amemos.

 

Que el Señor esté siempre contigo y te conceda la gracia de buscar ser feliz para que llegues a ser santa. "Te esperamos en el Paraíso"

                                      D. Bosco y María Mazzarello

 


Señor Jesús:

Tú sabes que quiero escuchar claramente tu llamada, dame la capacidad de sentirte cuando pases junto a mí para que yo como Pedro, com D. Bosco y María Mazzarello, sea dócil a tu voz y así, me una a otras jóvenes que quieren seguirte, para colaborar contigo y hacer crecer tu Reino. 

 

Dios no tiene hora fija para llamar a las personas a la vida religiosa. Él es muy especial y llama a las que quiere y a la hora que Él quiere. Hay quienes son llamadas desde niñas, otras han sido llamadas  cuando apenas eran adolescentes. A otras las ha llamado siendo ya jóvenes. Lo importante es  escucharlo y atender a su llamado.

 

¿POR QUÉ NO, SALESIANA?

Por qué no pensar en este estilo de vida que ha dado felicidad a muchas jóvenes que como tú, han buscado y han encontrado... 

 

 

"LA ALEGRÍA ES SIGNO DE UN CORAZÓN QUE AMA MUCHO AL SEÑOR" Madre Mazzarello

 

 

Si quieres conocer la Comunidad Salesiana

llama a Sor Carmen Elena Mejía

al teléfono 3112819316 o comunícate con ella al e-mail: carmenelena45@gmail.com